El 28 de mayo pasado el recién inaugurado Centro de Internacionalización de la UANL fue sede de la Ceremonia de apertura del Programa de Convivencia Ciudadana – auspiciado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) – Proyecto: “Modelo de Intervención Secundaria para Prevenir que los Jóvenes se involucren en actos delictivos y/o violentos”.

Se realizó la apertura y firma de convenio de colaboración entre la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), por lo cual se contó con la presencia del Dr. Jesús Ancer Rodríguez, Rector de la UANL; Joseph Pomper, Cónsul de Estados Unidos en Monterrey; Lucila Serrano, Representante de USAID en México; Antonio Iskandar, Director del Programa para la Convivencia Ciudadana; Miguel Ángel León Reyes, Representante de la Alcaldía de Los Ángeles California; y la M.T.S. María Teresa Obregón Morales, Directora de la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano.

Por lo tanto la UANL, a través de la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano realizará este proyecto con el cual se detectará y ayudará a jóvenes que sean propensos a adquirir una conducta violenta y se ejecutará en tres polígonos del Estado de Nuevo León con mayor índice delictivo como lo son la Independencia y la Alianza, en Monterrey; y Nuevo Almaguer en Guadalupe.

Durante su mensaje el Dr. Ancer Rodríguez, dio un panorama muy completo de las acciones de responsabilidad social que nuestra Máxima Casa de Estudios está realizando en beneficio de nuestro estado y país. También señaló que la meta es adaptar el modelo de intervención a la realidad mexicana, implementarlo, documentarlo, evaluar sus resultados y sistematizarlo, con el fin de desarrollar una guía que pueda servir de base para replicarlo en otras comunidades en situación de alto riesgo y los indicados son los investigadores y especialistas en trabajo social, para realizar esta labor tan importante para la Universidad.

Por su parte la M.T.S. Obregón Morales mencionó que este trabajo es de gran impacto social, pues los investigadores y consejeros familiares trabajarán con jóvenes en riesgo de cometer actos delictivos o de insertarse en pandillas de su barrio, en contextos de alta marginación urbana con un historial de violencia social.

 

USAID